Top
ViveUVM / Vive  / Dinámicas creativas y divertidas para vencer el pánico escénico
te decimos cómo vencer el pánico escénico

Dinámicas creativas y divertidas para vencer el pánico escénico

Hay momentos de la vida estudiantil en que nos sudan las manos por culpa de los nervios, especialmente cuando tenemos que exponer o hablar ante un público numeroso. Nos convertimos en presa del miedo. Llegamos a tartamudear o llorar por el pavor. ¿Cómo vencer el pánico escénico? Recurramos a la creatividad.

 

 

 

La fórmula para vencer el pánico escénico con ingenio

 

A ese chip que se activa para traicionar nuestra seguridad instantes antes de pararnos frente a varias personas, dale batalla. Hazlo con recursos sencillos y creativos que también sirvan para hacer divertido el proceso. Olvídate de la pena y la vergüenza. ¡Ten confianza en ti mismo!

 

 

 

Disfraces y voces

 

 

Basándote en el personaje literario o cinematográfico que te guste, imita su atuendo y tono de voz para expresar lo que quieras. Juega en tu casa sintiéndote el ser ficticio de tu elección. Procura buscar aliados en casa para soltarte y fluir sin inseguridad. Con tu núcleo familiar poco a poco te motivarás a vencer lo que crees son tus limitantes.

 

 

 

Naturaleza como socia

 

 

Aprovecha un fin de semana para ir a un bosque, montaña o cerro. Grita a todo pulmón. Grita tan fuerte que el eco se escuche en alto volumen. Y continúa por varios minutos. Entabla una conversación con tu eco, que en realidad es una charla contigo mismo. Puede funcionarte como dinámica previa a la exposición que darás una semana después. Aparte te sirve para pueblear.

 

 

TE SUGERIMOS LEER: Las preocupaciones más comunes que nos distraen al estudiar

 

 

 

A lo Bird Box

 

 

Saberte observado o sostenerle la mirada a alguien, te intimida. Para evitar que eso te afecte, invita a tu pareja a un café y ponte una venda. Platícale lo mucho que te gusta como si estuvieras viéndole a los ojos. Olvídate de lo que piensen o digan otros comensales, tú enfócate en lo tuyo.

 

 

 

De película

 

 

Vas al cine, compras boleto para una peli que no se te antoja, pero que sí le gusta a muchos. Esperas a que se apaguen las luces en la sala y previo a que inicie el filme, te levantas de tu lugar para pararte frente a la pantalla. Entonces saludas con un “hola a todos” y te sales, te vas. Afuera te esperará tu novio(a) para abrazarte porque pudiste hacerlo.

 

 

 

¡Pásele, pásele!

 

 

Con sinceridad explícale al señor de los tacos tu problema. Coméntale que deseas solucionarlo y que una opción es ayudándole a pronunciar el famoso grito de “tacos, tacoooooos” durante unos cuantos minutos. Si convences a un cliente de que se acerque a comer, serás tu propio héroe. Ponerte en los zapatos de alguien que no eres, además, es entretenido.

 

 

 

Si aún estás dudando cómo vencer el pánico escénico y se aproxima la fecha de una exposición, una conferencia o un examen abierto, anímate, inténtalo y demuéstrate que sí puedes hablar en público. Ponte en modo creativo, sin pena, sin vergüenza. ¡Atrévete!

 

ESTO TE PUEDE INTERESAR: Cosas que tus maestros sufrieron y a ti no te tocó padecer