Top
ViveUVM / Vive  / Cosas que sí sufrimos al estudiar y nadie nos cree que existen
sufrimiento de estudiante

Cosas que sí sufrimos al estudiar y nadie nos cree que existen

Tus maestros saben que eres buen alumno, que difícilmente puedes sacar una baja calificación o dejes de entregar trabajos de calidad a tiempo, y por eso reaccionan cuando llegas a fallar. Les explicas qué pasó para que eso sucediera, pero habrá otras personas que no te crean sobre las cosas que provocan sufrimiento de estudiante y pueden ser un obstáculo.

 

 

El sufrimiento de estudiante sí existe

 

Fragmentado en diversos problemas, manifestado de diferentes formas, este malestar en alumnos hace de las suyas en momentos menos esperados. Pone en jaque a quien padece uno de sus síntomas. En pocas palabras, visualiza que es un pulpo con un mal en cada tentáculo que afecta a la persona que atrapa.

 

 

La vista

 

 

Te equivocaste en un nombre en el examen. No es que lo hayas inventado nomás por poner algo, o tampoco es que se te olvidaran tus apuntes. Así lo leíste en tus apuntes, pero lo hiciste con fatiga visual por estar muchas horas frente al monitor o pantalla. Confundiste letras en tu comprensión de lectura como consecuencia del cansancio visual.

 

 

En caso de detectar que has sido víctima de una situación similar, ¡ojo!, cuídate. Además de afectarte a nivel escolar corres riesgo de desarrollar Síndrome Visual Informático (SVI), que puede repercutir negativamente en tu cuerpo con daños musculares en espalda, cuello y brazos.

 

 

Migrañas

 

 

Por la angustia de no prepararte al cien por ciento para un examen, le confiesas a tu mamá que lo mejor será reprobar y hacerlo en extraordinario. Ella te dirá que no, que nada de eso, que vayas con el profesor y le expliques que no pudiste estudiar adecuadamente por culpa de tus intensos dolores de cabeza.

 

 

Entre la tensión del cierre de semestre y los entrenamientos de taekwondo para tu próxima competencia, no has podido dormir bien. El insomnio te ha pasado factura. Hazle caso a tu mamá y sé honesto con tu maestro, quien comprenderá y brindará una solución para que sigas con buen promedio.

 

 

TE RECOMENDAMOS LEER: Preocupaciones más comunes que tenemos al estudiar

 

 

Mi panza…

 

 

Justo el día en que se reunirán todos los miembros del equipo para hacer el trabajo final, o para armar la exposición que será el 60 por ciento de la calificación, se les ocurrirá comer garnachas cerca de la papelería donde comprarán el material. Ups, la comida estará echada a perder y te provocará infección intestinal. Ouch con el sufrimiento de estudiante.

 

Sí, vinimos del futuro para decirte que eso pasará. También vimos que te medicaste con remedios caseros de la abuela. Tus compañeros sí te creerán que te enfermaste, porque comieron contigo, pero tu profesor dudará. ¿Sabes por qué? Porque no presentarás justificante médico. Hasta aquí nuestro spoiler. ¡Ve al médico!

 

 

Tortícolis

 

 

Amaneciste con toda la vibra de presentar tu proyecto, sin embargo, te sientes como robot adolorido en cuanto te levantas de la cama. No soportas el cuello al grado de que te es imposible voltear de un lado a otro. Te aplicas una compresa tibia para bajar un poco el dolor.

 

Así te vas a la escuela. Tu profesor nota a primera vista que no estás bien. Alguno que otro compañero bromea diciéndote que finges. De todos modos te rifas en tu presentación. Como cumpliste con tu deber, el maestro valorará el esfuerzo.

 

 

Que no vuelvan a dudar de tu sufrimiento de estudiante. ¡Ah!, recuerda no olvidar que lo recomendable es comprobar con documentos de validez médica tus padecimientos, esto respaldará la confianza hacia tu persona y sirve para que quienes te rodean tomen conciencia de que no te sientes bien.

 

 

ESTO TE PUEDE INTERESAR: Cosas que sufrieron tus maestros y a ti no te tocó padecer