Top
ViveUVM / Vive  / Estas son las preocupaciones más comunes que nos distraen al estudiar
preocupaciones más comunes para estudiar

Estas son las preocupaciones más comunes que nos distraen al estudiar

En ocasiones suele pasarnos que cuando más queremos concentrarnos para un examen, nuestras mentes se bloquean de repente y nos distraemos. Muchas veces se debe a la angustia o nervios por una cuestión no resuelta en la vida diaria. Bueno, vayamos al grano con las preocupaciones más comunes para no estudiar.

 

 

 

¿Cuáles son las preocupaciones más comunes para no estudiar?

 

Mientras intentamos memorizar capitales de países, fórmulas matemáticas o nombres de personajes históricos, brincan en nuestros pensamientos temas completamente ajenos a los que estudiamos. Cierto es que podemos tener mil cosas en la cabeza, sin embargo, hay algunas que nos dominan más que otras.

 

 

 

Love is in the air

 

 

Pareciera que no, pero estar enamorado puede ser un enemigo a la hora de repasar apuntes. Por alguna extraña razón te cuestionas si esa personita realmente te quiere o si durará mucho tiempo a tu lado. De igual manera te atormenta imaginar un cortón, idea que construyes a partir de tus celos. ¿A poco no?

 

 

 

Un viaje a…

 

 

Luego de stalkear las cuentas de Facebook e Instagram de tus amigos, te entran ganas de disfrutar unas vacaciones así como ellos. Por eso comienzas a preguntarte dónde, cómo y cuándo ir. La bronca está en que, sin darte por enterado, puedes transformar ese deseo en una presión y entonces empiezas a agobiarte.

 

 

 

QUIZÁ TE INTERESE: Elimina el estrés de forma original

 

 

 

De la puerta hacia adentro

 

 

Ya sea porque nos enteramos sin querer o porque tuvieron la confianza de contarnos, nuestros padres llegan a enfrentarse con problemas que impactan en el núcleo familiar. La incertidumbre y la intención por ayudarlos absorben nuestra atención por completo. Todo aquello que ocurre en el hogar incide directamente en nosotros, es inevitable.

 

 

 

Se siente feo

 

 

Saber que alguien está muy delicado de salud, nos mortifica. Tratándose de un familiar, ser querido o amigo, nuestro sentimiento hacia ese individuo que la pasa mal es de impotencia por no estar ahí para curarlo. Si a eso le agregamos la balanza de emociones por no saber si empeorará o mejorará en la inmediatez, nos nublamos al querer leer un libro.

 

 

 

El autosabotaje

 

 

Por increíble que parezca, previo a sentarnos para estudiar, nos boicoteamos solitos al cuestionarnos qué pasará si reprobamos, qué sucederá si en el examen se toca un tema que se nos dificulta, cómo le haremos para ir a la escuela debido al desabasto de gasolina, cuánto tiempo durará la prueba.

 

 

 

Seguramente te ha pasado algo similar a una de las preocupaciones más comunes descritas arriba, e incluso a todas. ¡Ojo!, tampoco es el fin del mundo. Detecta cuáles son esos temas que ocupan tu mente al instante de estudiar y dales solución.

 

 

 

TE SUGERIMOS LEER: Buenas técnicas de estudio para salvar el semestre