Top
ViveUVM / Vive  / Cosas que tus maestros sufrieron y a ti no te tocó padecer
estudiantes de antes

Cosas que tus maestros sufrieron y a ti no te tocó padecer

Ese rollo de que a las nuevas generaciones les tocó todo más fácil gracias a la tecnología, aunque ustedes no lo crean, es verdad. Pregúntenle a sus maestros todo lo que sufrieron en sus épocas. Tomen en cuenta que ellos fueron los estudiantes de antes. ¡Acompáñenos a leer esta triste historia!

 

 

Los estudiantes de antes ahora son tus maestros

 

También se estresaron por entregar tareas, estudiar para exámenes y presentar trabajos finales. A diferencia de ustedes, ellos tuvieron que rifarse el físico con obstáculos dignos de la prehistoria. Vaya, se enfrentaron a una realidad que quedaba un poquito lejos de la que se vive actualmente.

 

 

Con monedas o tarjeta

 

estudiantes de antes

 

Cero whatsapp. Cero inbox. ¡Cero celular! Para comunicarse vía telefónica iban a la caseta de la esquina. Debían depositar dinero para pagar el minuto, o bien insertar una tarjeta con saldo. Así se las ingeniaron para llamar a la escuela y avisar que llegarían tarde por distintas circunstancias.

 

 

 

Todo impreso

 

estudiantes de antes

 

Enviar un trabajo por mail no estaba en el mapa todavía. Cierto, ya existían las computadoras, sin embargo, no eran precisamente laptops. Se trataba de unas enormes pantallas de escritorio que servían para redactar la tarea en Word, guardarla en un disco e imprimir. Era forzoso hacerlo en casa, en el centro de cómputo escolar o ir a un cibercafé.

 

 

 

TE SUGERIMOS LEER: Back to school. Checa estas recomendaciones

 

 

 

¡Encarta!

 

estudiantes de antes

 

Hoy día Googleas cuando quieres buscar cualquier cosa y encuentras cientos de respuestas a tus dudas. Hace un par de décadas no era así. Lo más novedoso para calmar inquietudes fue Encarta, enciclopedia lanzada por Microsoft que conseguían comprándola en CD-Rom. Era dinámica y entretenida, pero limitada en temas.

 

 

Copias o envíos

 

estudiantes de antes

 

Hubieran sido felices por hallar en cualquier librería o versión online aquel material bibliográfico que les pidieron sus profesores. Se toparon con barreras como publicaciones con pocas ediciones que se agotaban rápido y tenían que ir a bibliotecas para fotocopiar los textos. En algunos casos debieron comprar los libros directamente a la editorial.

 

 

 

Una eternidad

 

estudiantes de antes

 

 

Si estudias relajándote con música que escuchas en apps como Spotify, siéntete afortunado. Te salvaste de tener que dejar descargando una canción durante 24 horas. Sí, una sola rola tardaba a veces un día para que se archivara en la computadora. ¡Imagínate armar un buen playlist a ese ritmo!

 

 

 

Con la oportunidad de poder estudiar apoyándose en herramientas modernas de gran utilidad, como el smartphone, donde pueden reunir los puntos que padecieron por separado sus maestros, considérense unas personas dichosas. ¿O acaso se visualizan dedicándole más de 20 horas a la descarga de una canción?

 

ESTO TE PUEDE INTERESAR: Tips para empezar tu vida laboral