Top
ViveUVM / Lifestyle  / ¿Por qué necesitas crear historial crediticio?… y cómo hacerlo
Razones para hacer historial crediticio

¿Por qué necesitas crear historial crediticio?… y cómo hacerlo

Un día eres joven y al otro estás preguntándote cómo hacer historial crediticio, una preocupación que parece muy adulta pero que en realidad ya te estás tardando en aceptar.

 

Seguramente alguna vez has pensado “¿para qué necesito yo el historial crediticio?”. Iniciar en la vida financiera no es fácil, nada fácil y la principal causa de esto es que prácticamente no sabemos nada acerca de la economía personal.

 

 

¿Qué es el historial crediticio?

 

 

Si para empezar no estás muy seguro de que estamos hablando, déjanos contarte que el historial crediticio es como una carta de presentación en la que las instituciones financieras pueden saber si eres una persona apta para recibir un financiamiento.

 

En este expediente se podrá ver si en algún momento recibiste un crédito, si eres puntual en los pagos, durante cuántos años hemos estado con alguna institución y demás. Esto esto se encuentra visible en organismos como el Buró de Crédito.

 

Se tiene la creencia de que estar en el Buró de Crédito es algo malo, pero no es así, en realidad, toda persona financieramente activa se encuentra en esta lista. Lo importante es de qué manera estamos representados en él, que se representan como baja, regular, buena y excelente.

 

Por ejemplo, si pagamos a tiempo y antes de que se generen intereses tendremos un historial excelente y eso nos abrirá la puerta a más y mejores créditos (con menos intereses).

 

Por el contrario, si tenemos deudas sin saldar, sobregiramos la tarjeta o no solemos pagar a tiempo (a lo que comúnmente se le llama estar en Buró) se te da el estatus de baja y las oportunidades disminuyen y los intereses de créditos aumentan. 

 

 

TE PUEDE INTERESAR: Tu primer autofinanciamiento en estos sencillos pasos

 

 

¿Por qué necesitas hacer historial crediticio?

 

 

Muchos hemos sido testigos del dolor de cabeza que puede llegar a ser un crédito mal administrado y por eso muchos deciden huir de cualquier tipo de crédito.

 

Eso por una parte puede ahorrarte muchos dolores de cabeza y malos ratos; sin embargo, en la economía actual si deseas comparar una casa, un carro o iniciar un negocio, lo más probable es que necesites de la ayuda del financiamiento. En ese caso, si nunca has creado un historial crediticio las instituciones no te verán como fiable y tendrás que conformarte con algún préstamo ligado a tu nómina con un interés muy alto.

 

Pero esto no es para lo único que te sirve hacer historial crediticio, también puede influir en los pagos de algún seguro que deseemos contratar y hasta en las oportunidades laborales pues hay empresas que  llegan a solicitar permiso de revisar tu historial crediticio para saber que tan bien puedes manejar tus finanzas y que tan confiable eres.

 

 

¿Cómo hacer historial crediticio?

 

 

Si reconoces la importancia de este antecedente pero no tienes idea de como empezarlo, no te preocupes porque te vamos a decir algunos pasos a seguir para iniciar tu vida financiera.

 

 

Abre una cuenta de ahorro

 

Esta puede ser una de las maneras más sencillas de hacer historial crediticio. Y, si tienes un trajo en el que te paguen por nómina ya vas de gane, pues es una manera muy sencilla de iniciar y la misma empresa lo tramita.

 

Si no es así puedes acudir a una sucursal y abrir tu propia cuenta. Recuerda que la idea es que utilices esa tarjeta así que necesitarás ingresar dinero con frecuencia y realizar movimientos periódicamente (puedes aprovecharlo para pagar tus cuentas de streaming favoritas).

 

 

Plan telefónico

 

Probablemente la primera vez que solicites una tarjeta de crédito no te la den o no te den una muy conveniente. Por eso, lo mejor es iniciar con un crédito más sencillo, en este caso se trata de los planes telefónicos. Puedes elegir cualquier compañía para firmar tu contrato lo único que necesitas es que tengas ese pequeño financiamiento en el que pagues un mes después lo que consumiste.

 

Aplica lo mismo para los servicios de  Internet o TV de paga, así que si tus papás están de acuerdo en ponerlo a tu nombre, estos servicios serán de gran ayuda.

 

 

Tener una tarjeta de crédito

 

La forma más famosa es, por supuesto, tener una tarjeta de crédito y, aunque el proceso para conseguir una no es tan sencillo (sobre todo si no tienes nada de historial crediticio),  siempre puedes recurrir a las tarjetas universitarias que no piden comprobantes de ingreso y se tramitan rápidamente.

 

Eso sí, de una vez te advertimos que el crédito que otorgan suele ser muy bajo y los intereses más altos de lo normal, pero, si pagas a tiempo y el total de tu saldo eso no deberá preocuparte tanto.

 

 

Perseverancia y responsabilidad son las dos bases para tener una economía personal ideal.  Así que no busques solicitar un crédito para una casa al primer día, ve paso a paso siempre recordando que los créditos deben ser gestionados de manera sensata y nunca sobrepasarse de lo que puedes pagar. 

 

 

TAMBIÉN LEE: Cómo elegir tu primera tarjeta de crédito