Top
ViveUVM / Entretenimiento  / Razones para ver (o no) La boda de mi mejor amigo versión mexicana
La boda de mi mejor amigo versión mexicana

Razones para ver (o no) La boda de mi mejor amigo versión mexicana

Hace algunos ayeres, Julia Roberts demostró que podía caernos tremendamente mal, gracias a esta cinta. Ahora y a pesar de que nadie la había pedido, llegó a los cines mexicanos La boda de mi mejor amigo versión mexicana y aquí te decimos si deberías (o no) ir a verla.

 

En el mundo del cine, tomar una historia ya famosa y volver a adaptarla en otras circunstancias es todo un reto que puede dar como resultado un absoluto triunfo o un tremendo fracaso.

 

Esto quiere decir que cuando se hace un remake no es de ley que encontremos mejor la original (por ejemplo IT). En algunas ocasiones la nueva versión puede llevarse las palmas. 

 

 

¿Deberías ver La boda de mi mejor amigo versión mexicana?

 

 

Si no sabes de qué trata te lo contamos rápidamente. Julia/Julianne es una crítica culinaria que por distintas causas ha hecho un trato con uno de sus mejores amigos, si al cumplir cierta edad están solteros, se casarán entre ellos.

 

A tan solo unos días de cumplirse la fecha pactada, el antiguo amigo le llama para anunciar su compromiso con una joven a la que acaba de conocer. Desde ese momento en adelante el gran objetivo de Julia/Julianne será detener la boda y robarse al novio, porque ha descubierto que está enamorada de él.

 

La boda de mi mejor amigo versión mexicana no es mala per se, sin darle muchas vueltas, es una de tantas comedias románticas que el cine nacional ha producido sin parara en los últimos años, no destaca por ser la mejor, tampoco es la peor (esa sin duda es 3 idiotas).

 

 

TE PUEDE INTERESAR: Guía para entender Roma

 

 

 

Sin embargo, si la colocamos junto a la película clásica protagonizada por Julia Roberts y Cameron Díaz no pasa de ser una triste imitación.

 

A pesar de que la cinta original tiene más de 20 años sigue consiguiendo atrapar al público de la misma manera; tanto la música, como las escenas son tan icónicas que pueden volverse atemporales. Sinceramente, no pasa lo mismo con la versión mexicana.

 

 

¿Buena o mala?

 

 

La historia no tiene mucho sentido cuando la analizas; aún así, la versión original es divertida y la interacción de Cameron Díaz y Julia Roberts es lo suficientemente interesante como para que pases esto por alto. La película mexicana no logra aterrizar la trama y en ciertos momentos parece ridícula.

 

Esta historia no es sencilla, dista de las típicas comedias románticas, aquí no tenemos a la dulce chica que se enamora del guapo protagonista y vivirá feliz para siempre.

 

Nos muestra una protagonista odiosa, envidiosa y algo malvada, en pocas palabras una villana. En la cinta mexicana, Ana Serradilla no es la villana de la historia, es algo más parecido al bufón sin chiste.

 

Por otro lado Natasha Dupeyron interpreta a Natasha Dupeyron y eso no nos sorprende mucho. La crítica ha puesto a Miguel Ángel Silvestre como lo mejor de la cinta y tenemos que estar de acuerdo, mientras él está en pantalla la película resulta entretenida.

 

 

La música es un punto aparte, mientras en la cinta original el soundtrack es toda una leyenda, en La boda de mi mejor amigo versión mexicana simplemente está OK, ya que las canciones son de dominio popular (“Amante bandido”, “Yo no te pido la Luna”), sin embargo no generan ese vínculo que hace inolvidables a los grandes clásicos de la pantalla grande.

 

En conclusión, ¿vale la pena ir al cine a verla? La respuesta es no, por lo menos, no en este momento. A tan solo unos días de los Oscar, será mejor que te lances con tus amigos a ver las nominadas a la estatuilla dorada.

 

Si tienes ganas de ir al cine te recomendamos que elijas ver películas como La Favorita, La Buena Esposa o El Vicepresidente, son grandes producciones que te dejarán con ganas de conocer más acerca de sus contextos históricos.

 

Sin embargo, para esta comedia romántica mexicana puedes esperar a que la pasen un domingo en televisión o la suban a alguna plataforma en streaming.

 

Mientras tanto puedes disfrutar de la versión original que ya es todo un clásico del cine. Seguro terminará por cumplir todas tus expectativas.

 

 

TE PUEDE INTERESAR: Estas películas podrían ganarle el Oscar a Roma