Top
ViveUVM / Entretenimiento  / Ellos son algunos famosos que nunca ganaron un Oscar
famosos que nunca ganaron un oscar en su carrera

Ellos son algunos famosos que nunca ganaron un Oscar

Por increíble que parezca, la historia de los premios que entrega la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood ha sido injusta con personajes que hicieron del cine algo más que una experiencia de comer palomitas en una sala. Se trata de algunos famosos que nunca ganaron un Oscar pese a que lo merecían. A ver si te suena alguno.

 

 

Famosos que nunca ganaron un Oscar en su trayectoria

 

Sus películas son un gran legado. Hasta la fecha forman parte de exposiciones, muestras internacionales, y son usadas para formar a nuevos cineastas en áreas como guión, cinefotografía y montaje.

 

También son influencia de directores y actores actuales que aprendieron con los filmes de estos monstruos que fueron ignorados por los premios que entrega la Meca del Cine.

 

 

Charles Chaplin

 

nunca ganaron un Oscar

 

Porque no puedes ir por la vida sin tener idea acerca de esta leyenda, entérate que dos de sus filmes son considerados obras maestras del siglo XX, Luces de la ciudad y Tiempos modernos. Hay quienes perciben sus historias como comedias cuando al mismo tiempo son melodramas donde destaca un personaje que se convirtió en ícono, Charlot, un vagabundo que viste con saco, bombín y bastón.

 

Chaplin fue nominado al Nobel de la Paz por sus posturas anti bélicas al grado de que parodió a Hitler en El gran dictador. También fue nombrado Sir por la reina Isabel II de Inglaterra. Pero ninguno de sus trabajos fílmicos fue reconocido por Mejor Director y Mejor Película. En compensación le dieron dos Oscar honoríficos.

 

Ojo al dato: Robert Downey Jr., a quien identificas por ser Iron Man (Tony Stark) interpretó a Chaplin en una película que lleva el mismo nombre. Curiosamente se perfila para ser uno de los famosos que nunca ganaron un Oscar, ya que ha perdido en dos ocasiones.

 

 

 

 

 

Alfred Hitchcock

 

 

El “amo del suspenso” innovó en la forma de contar historias para mantener atrapado al espectador que acudía a las salas para ver sus películas. Lanzaba tráilers creativos que solamente daban pistas de lo que nadie sabía a ciencia cierta que verían en pantalla. Después sorprendía al público con algo que le hizo famoso, la vuelta de tuerca, es decir cambiarte de trama en el mismo guión para sorprenderte con un final nada predecible.

 

Con Psicosis marcó un antes y un después en el uso de la cámara durante la famosa secuencia de la regadera para generar tensión en los cinéfilos. Con La Soga se atrevió a hacerla en un plano secuencia, esto es la película contada en una sola toma. Con Vértigo, La ventana indiscreta y Los Pájaros puso a la gente con los nervios de punta. En fin. Solamente le dieron un Oscar honorífico por su trayectoria.

 

Ojo al dato: Disfrutaba de hacer cameos en sus películas, lo que entretenía a la gente. Al final de su carrera, por miedo a que lo percibieran viejo y acabado, aparecía en siluetas. Su sueño era ser una celebridad exitosa, lo logró, salvo por el detallito de que fue uno de los famosos que nunca ganaron un Oscar.

 

 

 

TE SUGERIMOS LEER: Las películas que podrían ganarle a Roma

 

 

Marilyn Monroe

 

 

La rubia consentida del público únicamente tuvo la estatuilla dorada por unos cuantos segundos. La tuvo entre sus manos para entregarla al ganador de Mejor Sonido en 1951. Fuera de eso, su fama actoral no fue recompensada por la Academia a pesar de haber conquistado el Globo de Oro por su clásico Una Eva y dos Adanes.

 

Gran estrella en los géneros de la comedia y musicales, con filmes como La comezón del séptimo año y Cómo casarse con un millonario, Norma Jean Baker (su verdadero nombre) fue castigada en materia de reconocimientos. Parte de esa negativa a premiarla se debió a un conflicto que tuvo con compañías productoras por negarse a aceptar papeles basados en su aspecto físico.

 

Ojo al dato: Meses antes de morir en 1962, Monroe estuvo en nuestro país y disfrutó un breve romance con el director mexicano José Bolaños, quien nunca habló de ella ni de su relación ante la prensa por respeto a su memoria.

 

 

 

Stanley Kubrick

 

 

Uno de los casos más difíciles de creer. Hasta la fecha, millones de fans de este realizador siguen cuestionándose cómo es posible que la industria hollywoodense haya sido incapaz de galardonarlo. La lista de filmes que dirigió impresiona a generaciones actuales, e incluso adquieren productos como playeras o tazas referentes a sus temáticas.

 

Naranja mecánica, Cara de guerra, 2001: Odisea del espacio, El resplandor y Lolita, son auténticas joyas de la pantalla grande. Para la Academia no fue así, al grado de que apenas lo tomaron en cuenta para la categoría de Mejores Efectos Especiales con su alucinante odisea espacial y la malvada computadora Hal 9000.

 

Ojo al dato: Su última película fue Ojos bien cerrados y existe un análisis de que se trata de una metáfora de la cienciología, doctrina que en la vida real absorbió a su hija Vivian. Además de figurar entre los famosos que nunca ganaron un Oscar es de los cineastas que ocupan planas en teorías conspiratorias con relación a sectas.

 

 

 

David Lynch

 

 

Autor de tres filmes de culto que continúan analizándose por su contenido y estructura, este señor tiene seguidores por todo el mundo; El hombre elefante, Terciopelo azul y Mullholland Drive, son títulos que irrumpieron en cartelera porque obligaban al espectador a verlos una y otra vez, ya sea porque les gustaron mucho o porque no les entendían.

 

Con Lynch lo digerible no existe. Sus trabajos se distinguen por jugar con la mente del público, por exprimir su atención, quizá por eso es que a Hollywood no le pareció razonable premiar a un director que se salió del esquema de ofrecer trabajos alejados del simple entretenimiento.

 

Ojo al dato: En su compleja filmografía tiene Una historia sencilla, que se aleja de su estilo. Disney le compró la película por lo conmovedora que es. El actor Richard Fansworth la protagonizó enfermo de cáncer y quiso hacerla aún con los fuertes dolores que padecía por la enfermedad. Un año después, Fansworth se quitó la vida de un balazo.

 

 

A la lista de los famosos que nunca ganaron un Oscar suma el nombre de Riddley Scott, creador de maravillas como Blade Runner, Lluvia negra y Gladiador.  Este hombre es el caso más reciente de personalidades que deberían tener por lo menos uno en la vitrina, pero no se les ha concedido.

 

Y tú, ¿qué otras grandes personalidades del cine consideras que merecían ganar la estatuilla dorada?

 

 

ESTO TE PUEDE INTERESAR: Ellas son las actrices mexicanas nominadas al Oscar